Que le pasa a la red? Ancho de Banda Fluido y la demanda de tráfico durante COVID-19

Es admirable ver cómo la humanidad se ha intensificado durante la actual pandemia de COVID-19. Nuestros defensores de primera línea y nuestro personal médico han trabajado incansablemente para contener la propagación del virus, y con el apoyo de nuestras comunidades vamos a superar esta crisis. No es una sorpresa que esta pandemia haya cambiado la forma en que funciona el mundo, y aunque algunas empresas han sufrido una falta de actividad, otras están luchando con nuevas e inmensas demandas. ¿Qué efecto ha tenido COVID-19 en la industria de las telecomunicaciones? ¿Cómo están lidiando los proveedores de servicios con la creciente demanda de ancho de banda y los cambios de los patrones de tráfico?

Como cualquier otro aficionado a los videojuegos en cuarentena, espero con ansias caminar hacia mi consola favorita y una vez más desafiar las probabilidades contra zombis o una fuerza oscura intergaláctica. Sin embargo, la red está tan saturada que mi calidad de experiencia (QoE) en el juego se ve distorsionada totalmente. Enseguida en la mente de cualquier jugador: “¿Qué está pasando con la red?”. En mi caso, mi máscara de jugador se cae y mi cerebro de ingeniero de redes entra en acción. Hay una clara oleada de tráfico en la red a medida que las personas recurren a sus aplicaciones favoritas del mundo digital, ya sea la transmisión de video, los juegos en línea o incluso las llamadas por Wi-Fi.

Verizon anunció recientemente en un comunicado de prensa que han visto un aumento del 75% en los juegos por internet, mientras que la transmisión de video aumentó en más de un 12% y el tráfico en la web se acerca al 20%, según sus últimos números de la semana. Según la empresa de análisis de datos y soluciones de banda ancha OpenVault, el consumo de banda ancha aumentó en más de un 41% después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) declararán la enfermedad COVID-19 como una pandemia. Este gráfico de OpenVault muestra el uso medio de datos en enero de 2020 en comparación con el 16 y 17 de marzo, mostrando un aumento en el uso durante el día y un aumento general en el uso en todos los ámbitos.

Y, aunque ha habido un claro aumento en el uso de herramientas en línea durante esta crisis, desde el punto de vista de la infraestructura de telecomunicaciones, también estamos cambiando ademas el origen de donde sea crea la demanda de trafico.

Un empleado que realiza regularmente videoconferencias ya no consume ese ancho de banda desde la oficina, sino que ha cambiado su ubicación de origen a una residencia que podría estar en un segmento de red completamente diferente. Los ingenieros de red de este segmento podrían haber concebido que para ciertos picos de tráfico, la cantidad de sobresuscripción en esa área era apropiada, pero no podrían haber previsto el drástico cambio en los patrones de tráfico que ahora se produce en todas sus ubicaciones. No obstante, ahora tenemos a este empleado en casa, junto con su cónyuge, que también trabaja desde casa. Ademas a los niños que han pasado de transmitir contenidos educativos directamente de la escuela a las teleconferencias con los profesores y a transmitir videos y canciones favoritas, todo ello en el mismo hogar, lo que ejerce una importante presión sobre la red.

¿Cuál es la reacción típica? Llamar al proveedor de servicios de internet y pedirle que aumente el ancho de banda del hogar. Pero es probable que este proveedor de servicios esté recibiendo esta solicitud de muchos vecinos y otros residentes en el área. Por lo tanto, los proveedores de servicios ahora necesitan aumentar gradualmente el túnel de agregación que da servicio a toda el área. Esto requerirá el envío de un técnico de servicio con un nuevo hardware, lo que podría llevar varios días, o incluso semanas si el hardware no está disponible. Mientras tanto, la porción del ancho de banda que el empleado solía consumir en la oficina permanece disponible pero inactiva, ya que nadie estará en la oficina durante varios días, semanas o incluso meses. Ahora bien, si sólo un barrio se viera afectado, esto no sería un problema tan monumental, pero esta situación probablemente esté ocurriendo en la mayoría de los barrios de todas las grandes ciudades del mundo. Esta simple solicitud crea una cadena de acciones que ha hecho que los proveedores de servicios reconsideren la forma en que se asigna o distribuye el ancho de banda a través de sus redes.

Ancho de banda fluido e infraestructura de red post-COVID-19

El dinamismo de un mecanismo de asignación de ancho de banda de próxima generación debe seguir la fuente y ser lo suficientemente elástico para adaptarse a la demanda del servicio. Esto es fácil de entender pero difícil de lograr en una red que depende de túneles con un tamaño rígido y que carece de flexibilidad sin una intervención fisica de infraestructura. Una actualización típica del ancho de banda requiere hardware adicional y despliegue de personal capacitados para lo que en la situación actual de pandemia puede ser un desafío. La capacidad definida por software (SDC – Software Defined Capacity) supera esta limitación. SDC es un término que describe la capacidad de diseñar, aprovisionar y transferir capacidad alrededor de la red a través del control de software. Es un complemento de las redes definidas por software (SDN – Software Defined Network) y es una base esencial para las redes cognitivas.

La capacidad de ofrecer incrementalmente un ancho de banda en una ruta específica simplemente aplicando licencias es una capacidad de arquitectura única que podría ayudar a los proveedores de servicios a alcanzar un nuevo nivel de programabilidad en estas situaciones. Más importante aún, esta tecnología permite al proveedor de servicios reasignar el ancho de banda de una parte de la red a otra, redefiniendo los patrones de tráfico y aliviando la congestión en cuestión de minutos. Para mi experiencia de juego en casa, esto significa que el proveedor de servicios podría eliminar el exceso de ancho de banda asignado al parque empresarial donde se encontraba mi oficina y usar ese ancho de banda para aumentar el ancho de banda a mi vecindario. Al hacerlo, los proveedores de servicios podrían aumentar fácilmente mi ancho de banda sin ninguna implementación de hardware adicional o la necesidad de enviar un técnico al lugar. Esto se puede hacer en cuestión de minutos – solo tiempo suficiente para resucitar y volver con mi equipo en el videojuego. Con el grado adecuado de automatización y análisis de red, esta reasignación del ancho de banda puede ser perfecta, reaccionando a la demanda y los patrones de tráfico de la red y permitiendo ancho de banda para seguir al usuario final.

La tecnología detrás de la magia

El ancho de banda instantáneo (Instant Bandwidth – IB) es una forma de SDC la cual permite que la capacidad óptica se active a través del software en cada módulo. Las soluciones del tipo de ancho de banda instantánea permiten una flexibilidad de red sin precedentes que permite la activación del ancho de banda de la red a través de licencias de software – sin necesidad de enviar un técnico o visitar el sitio. Los operadores de red pueden reaccionar instantáneamente a las necesidades cambiantes de la red simplemente activando el ancho de banda necesario con unos pocos clics del mouse. El resultado es un ahorro dramático en el esfuerzo operativo, un aumento del tiempo para obtener ingresos y una reducción en la complejidad e incertidumbre asociadas con el intento de pronosticar con precisión el crecimiento futuro de la red. Conceptos como los grupos de licencias de ancho de banda instantáneo permiten a los operadores activar la capacidad en minutos, mientras se les factura por esa capacidad eh horas posteriores. Esto aumenta significativamente la eficiencia económica de la red reduciendo el exceso de capacidad que se paga por adelantado y se queda ociosa. Ya no se sobreaprovisiona la capacidad antes de que los clientes estén listos para usarla. Las licencias transferibles proporcionan un nuevo grado de libertad a los operadores de redes. La capacidad ya no está vinculada a un nodo en particular, sino que puede ser transferida en minutos. Esto alivia las limitaciones económicas asociadas con la sobreinversión en una ruta de la red cuando la demanda aumenta repentinamente o se producen cortes de fibra.

¿Cómo podría SDC ayudar a minimizar las crecientes preocupaciones sobre el tráfico de los proveedores de servicios durante esta pandemia?

Con una red habilitada para SDC, mi proveedor de servicios de internet podría reposicionar parte de la capacidad asignada a los parques empresariales a los centros de agregacion de red en mi vecindario. Esto aumentaría la disponibilidad general de ancho de banda y eliminaría cualquier cuello de botella. Esta implementación podría tomar minutos, sin requerir que se envíe personal al lugar. Con la ayuda de la inteligencia artificial y el machine-learning, el proveedor de servicios podría determinar de manera proactiva la fuente de la demanda de ancho de banda y remodelar la red a medida que cambian los patrones de tráfico. Incluso podría rastrear las demandas máximas de ancho de banda a través de la red para reaccionar consecuentemente de manera proactiva. Los eventos sociales como conciertos o partidos de fútbol podrían ser planeados con anticipación. A medida que la gente de todo el mundo se refugia en el lugar, la SDC permite a los proveedores de servicios adaptarse a los cambiantes patrones de flujo en la red y proporciona a sus valiosos clientes la QoE que necesitan.

Leave a Reply