Andres Madero, CTO de Latam de Infinera: ENTREVISTA EXCLUSIVA

En un contexto totalmente anormal como una pandemia entrevistamos a Andres Madero, CTO de América Latina y el Caribe, de Infinera

Andres Madero nos interesa su visión sobre;

¿Cómo las redes adaptativas están impactando en el nuevo contexto de las telecomunicaciones, bajo la cuarentena?

AM: Las redes adaptativas están impacto las redes de telecomunicaciones durante la pandemia de COVID-19 permitiendo que están disfruten del dinamismo que necesitamos con los cambios de patrón de tráfico que se observan durante este periodo.

Las redes en este momento están bajo mucha presión.

No solo tienen que abastecer la nueva demanda de tráfico pero además deben hacerlo bajo un ambiente de compresión de márgenes y de expectativas muy altas de la calidad por experiencia de usuario.

En estos momentos de pandemia no solo estamos digitalmente más conectados para trabajar pero también muchos dependen de las redes como su interacción social primaria.

Las redes adaptativas miden, ajustan y se transforman para suplir estos cambias de demanda.

Podemos mover el ancho de banda que no se utiliza (en aquellos lugares donde quizás hoy haya menos cantidad de gente como los edificios de oficina) hacia lugares donde vemos un incremento de ancho de banda como los sectores residenciales.

Infinera utiliza su modelo de Instant-Bandwidth junto con la solución SDN Transcend para poder proveer este dinamismo en la red y fomentar las redes adaptativas.

Esta pandemia puso luz sobre el estado de precariedad de las telecomunicaciones y seguridad cibernética global, ¿Cuáles son las alternativas para que la “nueva realidad” sea una oportunidad y no una crisis?

AM: Considero que la pandemia nos ha enseñado lo importante que es tener una red con cierto grado de elasticidad.

La fórmula de predecir el consumo de ancho de banda y planificar acordemente las necesidades de la red cada 4meses/6meses simplemente no es un modelo ya escalable ni sostenible.

El mundo de IT por ejemplo aprendió que realizar cambios pequeños más frecuentes a su software es mucho más controlable que hacer grandes releases de nuevas versiones.

De esta misma forma debe comportarse el mundo de las telecomunicaciones en Latinoamérica.

Una red capaz de tener suficiente elasticidad para apoyar estos momentos de crisis y con suficiente flexibilidad para retraerse donde se necesite es el modelo ideal para los países latinoamericanos.

Las redes ópticas de Infinera cuentan con funcionalidades para poder proveer esta elasticidad a sus clientes donde se necesiten.

En estos momentos de pandemia nuestros clientes han podido gozar de esta funcionalidad de la red y responder rápidamente a los cambios de red sin mayor impacto.

Infinera es una empresa de neto corte innovador en el ecosistema tecnológico ¿qué lecciones pueden aprovechar las empresas globales mirando los valores de su compañía?

AM: Nuestro ADN sin duda alguna tiene la palabra innovación escrita. Infinera siempre está en la búsqueda de cómo brindar a sus clientes el menor costo-por-bit de la industria.

Consideramos que nuestro anuncios recientes de la nueva tecnología de 800G con nuestro circuito integrado fotónico de generación 6 (ICE6) es un testimonio asertivo de nuestra misión.

La mejor manera de innovar es dar por precedente en querer hacer aquellos que otros piensan hoy imposible.

En nuestro caso se nos dijo que no se podía transmitir señales de 800G más allá de 200km; Infinera demostró en redes con clientes reales que si es posible y se puede hacer con nuestra tecnología.

En este contexto global ¿Qué define una oportunidad en el ámbito de las telecomunicaciones?

AM: Creo que la oportunidad más clara en el cambio de telecomunicaciones es que este crisis ha llevado a los arquitectos de red a cuestionar la manera en como tradicionalmente se construyen las redes. Nuestra región (y el mundo) se ha dado cuenta que la convergencia de servicios de telecomunicaciones es una realidad en Latinoamérica y que los operadores de servicio deben estar en un proceso claro de cómo llegar a ella.

Infinera está trabajando de la mano con los operadores para acelerar esta transformación y ayudarles a desplegar la nueva generación de redes.

¿Qué impacto tuvo la explosión del teletrabajo en el perímetro de las redes? ¿Hay forma de dar sustentabilidad a la seguridad de los sistemas?

AM: El teletrabajo sin duda ha cambiado de forma radical la manera en como los flujos de información transcurren en la red.

Si consideramos solo un trabajador por hogar; vemos que la carga de ancho de banda se transfiere de su lugar de oficina hacia el hogar.

Esto sin duda alguna pone bajo mucha presión las redes residenciales las cuales no esperaban este incremento de ancho de banda.

Más aún, consideremos ahora una situación donde dos trabajadores en un hogar mueven cada uno su requerimiento de ancho de banda individual a un solo lugar, la residencia.

Entonces encontramos que cada hogar debe sostener el ancho de banda por usuario requerido en ambas empresas. Y encima, tenemos el educación virtual para los niños que tampoco están pudiendo atender la escuela y sus clases se han vuelto virtual.

Sin duda, alguna los cambios y la demanda de tráfico hacia el perímetro residencial ha sido bastante significativa.

Aquí es donde quizás herramientas como el Instant Bandwidth de Infinera pueden proveer incrementos significativos de tráfico con licencias de tiempo o transferibles.

Podríamos transferir el ancho de banda asignado a lugar de trabajo; hacia las zonas residenciales de tal manera de aliviar la congestión de tráfico.

¿Cómo se ha transformado el tráfico global en las redes?

AM: De igual manera que vemos el comportamiento en el perímetro de redes, vemos que en los operadores de operadores sucede lo mismo.

Vemos un incremento general en todas las jerarquías de red en general.

¿En telecomunicaciones, sobrevive el que mejor se adapta o el disruptivo?

AM: Curiosamente, considero que en el sector de telecomunicaciones el más disruptivo es el que mejor se adapta